Izure | Tienda para zurdos
cart12 1 Carrito
3 Cuenta
Contacta
4 Información
7 pintores zurdos famosos
  |  03/11/2019   |   Zurdos famosos   |   0 Comentarios
7 pintores zurdos famosos

En cuanto a pintores se refiere, podéis encontrar en internet decenas de listados con pintores zurdos, pero muchos de ellos incluyen a algunos artistas que no lo eran. Es el caso de Pablo Picasso (1881-1973), del que existen innumerables fotografías suyas pintando con la derecha; o de Toulouse-Lautrec (1864-1901), del que también se conservan imágenes sosteniendo el pincel con la derecha.

Por eso, en esta entrada os vamos a contar qué se sabe hasta el momento de la dominancia lateral de algunos de los grandes maestros de la pintura, ya que en esta disciplina artística el porcentaje de zurdos es bastante inferior al a media de la población mundial. Mientras que se calcula que alrededor de un 10 % de las personas son zurdas, tan solo un 2,8 % de los artistas de renombre mundial eran zurdos en el año 1995, según un estudio llevado a cabo por Philippe Lanthony en el que se analizaron las obras de más de 500 pintores de todos los tiempos.

Il paesaggio (1473), de Da Vinci

Comenzamos por el gran genio del Renacimiento italiano, Leonardo da Vinci (1452-1519), que nació zurdo y fue reeducado para utilizar la mano derecha, por lo que acabó siendo ambidiestro. Este hecho ha sido descubierto recientemente por un equipo de expertos dependientes del Ministerio de Cultura italiano tras analizar Il paesaggio (El paisaje), que muestra el castillo de Montelupo y el valle del Arno, a las afueras de Florencia. Fue esta su primera obra reconocida (imagen de la izquierda), que realizó en 1473 con tan solo veinte años. Propiedad de la Galería de los Uffizi, en ella se han encontrado frases escritas de puño y letra por el pintor italiano (una en la parte frontal y otra en el dorso del dibujo), además de bocetos de una figura y una cabeza humanas que confirmarían que era capaz de dibujar, escribir y pintar con ambas manos.

De hecho, el texto en la parte superior del dibujo fue trazado con su conocida escritura especular (como si utilizara un espejo), de derecha a izquierda –así veía lo que escribía con la mano izquierda y no emborronaba el papel–, mientras que el escrito de la parte trasera está trazado de izquierda a derecha con la mano diestra. Los expertos aseguran que, aunque en los dos textos se observan elementos gráficos distintos, debido al uso de las diferentes manos, las dos caligrafías tienen características en común que son inequívocas del artista florentino.

Crucifijo del Santo Spirito (1492), de Miguel Ángel

Por otra parte, ha generado gran controversia la dominancia lateral de Miguel Ángel Buonarroti (1475-1564), de quien se ha afirmado que era ambidiestro e, incluso, zurdo por el mero hecho de que su escultura el David, al igual que la pintura de Adán en el fresco de la Capilla Sixtina, son zurdas. Sin embargo, se sabe con exactitud que muchos de sus dibujos fueron trazados con la mano derecha, aunque los sombreados de estos van en la dirección contraria, es decir, habrían sido trazados con la izquierda. Y, aunque para algunos expertos en pintura este hecho no es relevante, sí que lo es para el doctor Davide Lazzeri, autor de The handedness of Michelangelo Buonarroti (La zurdera de Miguel Ángel Buonarroti).

Además, Raffaello da Montelupo (1504-1566), discípulo zurdo de Miguel Ángel, explica en su autobiografía que el maestro renacentista era zurdo de forma innata, pero que él mismo se obligó desde joven a dibujar con la derecha. En cambio, siguió utilizando durante toda su vida su mano dominante, la izquierda, para realizar tareas que requerían de mayor fuerza como martillear, tallar, esculpir o cincelar el mármol, como se ha podido apreciar en la escultura del crucifijo del Santo Spirito (1492), en la imagen de la izquierda.

De quien no se tienen dudas acerca de su zurdera es del pintor del Alto Renacimiento alemán Hans Holbein el Joven (1497-1543). Recordado por ser uno de los mejores retratistas del siglo XVI –entre ellos, destaca su Retrato de Enrique VIII (1534-1536), un óleo sobre tabla que se puede contemplar en el Museo Thyssen-Bornemisza de Madrid–, se han encontrado vestigios de la ejecución de sus obras con la mano izquierda. Es el caso del Retrato de Sir Thomas More (1527), la imagen de abajo a la izquierda, un temple sobre tabla en el que el experto en arte K. T. Parker detectó trazos pintados con la mano izquierda la zona del collar. Además, la copia que el pintor flamenco Lucas Horenbout (1490/95-1544) realizó en 1543 de un autorretrato de Holbein, muestra al artista sosteniendo el pincel con la mano derecha, pero sabemos que se trata de una imagen reflejada en un espejo, hecho que confirma su zurdera (imagen inferior derecha).

Retrato de Sir Thomas More (1527), de Holbein el Joven Copia del autorretrato de Holbein el Joven (1543), de Lucas Horenbout

También se ha especulado sobre la zurdera del pintor español Diego Velázquez (1599-1660). Aunque no hay pruebas contundentes que confirmen con qué mano pintaba, existen diversas anomalías en algunas de sus obras. Por ejemplo, en su obra maestra Las meninas (1656) –conocida como La familia de Felipe IV, se encuentra en el Museo del Prado de Madrid– lo lógico es pensar que el gran lienzo que asoma por la izquierda sea el propio cuadro que el artista barroco estaba pintando, pero sería bastante incómodo retratar a las niñas, pues le están dando la espalda, según se observa en la imagen inferior izquierda. Pero si Velázquez hubiera contemplado la escena desde un espejo frente al que estuvieran todos los personajes retratados, incluido él, entonces realmente el pintor estaría sosteniendo su pincel con la mano izquierda al tratarse de una imagen invertida.

Las meninas (1656), de Velázquez Cristo en casa de María y Marta (1618), de Velázquez

Adoración de los Reyes Magos (1619), de Velázquez

Otro de sus cuadros –este, de sus comienzos como pintor– que también va los cánones pictóricos de la época es Cristo en casa de María y Marta (1618), que representa a Jesús predicando en casa de las dos hermanas y bendiciendo a una de ellas con la mano izquierda (imagen superior derecha), un hecho totalmente atípico en la iconografía cristiana. Es verdad que en aquel momento la Inquisición no perseguía a los zurdos (por lo menos no se sabe), pero es muy extraño que retratara a Cristo como si fuera zurdo sin contar con un argumento de peso habiendo sido Velázquez aprendiz del inspector inquisitorial Francisco Pacheco (1564-1644) entre 1610 y 1618, año en que, además, se convertiría en su suegro tras contraer matrimonio con su hija, Juana Pacheco (1602-1660).

Probablemente, restauradores y grafólogos podrían determinar si Velázquez era zurdo o diestro analizando si los trazos y la dirección de sus pinceladas fueron ejecutados con una mano u otra, pero el problema radica en que el pintor sevillano contó desde muy joven con ayudantes que trabajaron en sus propias obras. Sin embargo, se sabe que en su obra pictórica Adoración de los Reyes Magos (1619), que pintó cuando tenía 18 años y que también se encuentra en el Museo del Prado, no trabajó nadie más que él, ya que el lienzo (imagen de la izquierda) fue presentado a un tribunal que debía examinar su destreza artística para concederle el permiso de maestro pintor. En él, retrató a su suegro (es el rey de mayor edad), así como a su esposa y a su hija recién nacida, un hecho que sí se encuentra dentro de las licencias permisibles dentro de la cultura religiosa del Siglo de Oro español.

Autorretrato como pintor (1888), de Van Gogh

En cuanto a Vincent van Gogh (1853-1890) también existe la controversia sobre si era zurdo. Mientras que el Museo Van Gogh de Ámsterdam (Países Bajos) explica en su página web que están prácticamente seguros de que era diestro, el historiador de Arte Sven Hendriksen afirma que el pintor posimpresionista era zurdo. Lo curioso es que ambos ven la evidencia en el mismo lienzo: Autorretrato como pintor (1888), a la izquierda del texto, que se encuentra en la mencionada galería holandesa.

El Museo asegura que Van Gogh pintaba con la derecha porque se cree que este óleo lo ejecutó mirándose en un espejo. Por tanto, se trataría de una imagen invertida en la que el artista neerlandés realmente sostendría la paleta con la mano izquierda y el pincel con la derecha. Por el contrario, Hendriksen se fija en el botón de la chaqueta azul de Van Gogh y afirma que el autorretrato no representa una imagen refleja, pues asegura que el atuendo del pintor, muy común en aquella época, llevaba el botón en el lado derecho y no al contrario.

La argumentación de Hendriksen cobra sentido al observar el Autorretrato con la oreja vendada (1889) en la imagen inferior izquierda. Sabemos que, tras una discusión con Paul Gauguin (1848-1903), en un arrebato de locura Van Gogh se seccionó su oreja izquierda. De esta manera, la pintura sí que estaría reflejada y, por tanto, la posición del botón coincidiría con la del autorretrato de 1888, lo que corroboraría la teoría de Hendriksen. Pero en los autorretratos centrales, de 1886 y 1889, se observa que el pintor holandés sostiene la paleta de colores con la mano derecha e izquierda, respectivamente. Finalmente, la imagen de la derecha corresponde al cuadro Van Gogh pintando girasoles (1888), en el que Gauguin representó a Van Gogh utilizando su mano derecha. Por tanto, la incógnita sigue sin estar resuelta.

Autorretrato con la oreja vendada (1889), de Van Gogh Autorretrato (1886), de Van Gogh Autorretrato (1889), de Van Gogh Van Gogh pintando girasoles (1888), de Paul Gauguin

Raoul Dufy pintando en Venecia

Paul Klee en su estudio de Berna (1939)

El pintor fauvista y cubista, Raoul Dufy (1877-1953), era diestro, pero aprendió por sí solo a dibujar y pintar con la mano izquierda, aunque durante toda su vida siguió escribiendo con la mano derecha. En la imagen de al lado vemos al artista francés pintando al lado de una ventana una escena de la ciudad de Venecia.

Al igual que Da Vinci y Miguel Ángel, Paul Klee (1879-1940) también era ambidiestro, pues pintaba con ambas manos aunque prefería hacerlo con la izquierda. Sin embargo, escribía con la mano derecha y también fue un destacado violinista diestro. Se cuenta que el pintor alemán oriundo de Suiza comenzó su primera clase en la Bauhaus (escuela alemana de arquitectura, diseño, artesanía y arte en la que fue profesor entre 1921 y 1931) evitando el contacto visual con sus alumnos y dibujando simultáneamente con dos tizas dos arcos en la pizarra que, entrecruzados, se convertirían en un pez. La mayoría de sus pinturas, acuarelas y dibujos (más de 4 000 obras que varían entre el Surrealismo, el Expresionismo y la Abstracción) se encuentran en el Zentrum Paul Klee de Berna (Suiza), que rota su colección periódicamente para poder mostrar la prolífica creación del artista. En la imagen de más de la derecha lo vemos en su estudio en la capital suiza en el verano de 1939.

Compartir esta entrada:

Comentarios

Conéctate o regístrate para comentar

Carrito de la compra

El carrito está vacío

3

Buscar

Puedes probar con algunas de estas etiquetas:
Productos destacados:

Cuenta

¿No tienes cuenta?
Crea una desde aquí
4